Por:

Esto Es Lo Que Pasa Cuando Un Inmigrante Dice Ser Un Violador y Criminal en Público


Semanas atrás, el reconocido millonario y magnate americano Donald Trump expresó públicamente una serie de declaraciones tan lamentables como repudiables, en las cuales criticaba a los inmigrantes latinoamericanos que arribaban a los Estados Unidos con el objetivo de encontrar un camino y llevar adelante una vida digna para él y para toda su familia. En aquel momento, Trump catalogó a los inmigrantes como narcotraficantes y violadores, ganándose de inmediato el lógico repudio por parte de la comunidad hispana que vive en Norteamérica y que salió a contestar por todos los medios posibles, dejando en evidencia el carácter discriminatorio de las mencionadas expresiones. En este sentido, debemos establecer que la reacción es absolutamente justificada, especialmente si tenemos en cuenta que la amplia mayoría de los latinos que viven hoy en los Estados Unidos son personas que han demostrado ser honestas y muy trabajadoras, haciendo su aporte al resto de la sociedad a partir de su trabajo y de su esfuerzo. No podemos dejar de señalar que cuando una persona sale de su país lo hace con la sola intención de buscar un mejor futuro, marcando su disposición para trabajar muy duro intentando darle lo mejor a su familia.

Precisamente en respuesta a las declaraciones de Donald Trump se desarrolló recientemente un muy interesante experimento social, protagonizado por un inmigrante latino que vive en Los Ángeles y que encabezó una acción tan original como positiva en función de los logros obtenidos. La referencia es para Sergio Mejía, un joven hispano que se sintió muy dolido por las palabras de Trump y por ende sintió la motivación para salir a la calle y ofrecer su mensaje al resto de la comunidad. De esta forma, Mejía se disfrazó con un traje de color naranja, similar al que usan los reclusos en Estados Unidos, y se paró en uno de los paseos más concurridos de Los Ángeles con un cartel con la leyenda “Conoce a un inmigrante. ¿De verdad me ves como un narcotraficante y violador?”. Como puede verse en el video que acompaña estas líneas, el efecto de semejante prueba fue inmediato y sumamente favorable, dado que la mayoría de las personas que advertía su presencia se acercaba para saludarlo y tenderle la mano, demostrando así el apoyo para con su causa y el desacuerdo para con las palabras de Trump. Es de suponerse que esta clase de experimentos sirvan para seguir generando conciencia, y para que el común de las personas no se sienta identificada con expresiones cargadas de discriminación y exclusión como las que pronunció el magnate americano.

Anímate y déjanos un comentario

Tienes que Ingresar para escribir un comentario.