Por:

¡NO TE LO VAS A CREER! Roba Un Televisor Entre Sus Piernas. ¡Mira!


Un robo extraído del surrealismo: una mujer se llevó un televisor entre sus piernas

Lamentablemente, una de las prácticas que con mayor frecuencia ocurre hoy en todas partes del mundo es aquella vinculado con los actos vandálicos y delictivos, en la cual uno o más delincuentes irrumpen sobre la propiedad para, en cuestión de segundos, llevarse todo a su paso y conseguir el botín más jugoso para sus pretensiones. A pesar de los intentos que se hacen en cada lugar por evitarlos, el problema de la delincuencia parece hoy no encontrar una solución efectiva, con millones de episodios que se producen en cada momento. En el último tiempo, una de las estrategias que han tratado de implementar tanto los dueños de las viviendas como quienes administran locales comerciales apunta a la colocación de cámaras de seguridad, en las cuales se pueda registrar el accionar de los delincuentes al momento en que ejecutan su atraco, empleando luego ese mismo material para dar con los autores del hecho y de esa forma intentar recuperar aquello que han perdido. Si bien no han tenido un efecto persuasivo a la altura de lo que se esperaba, las cámaras de seguridad han servido para nutrirnos de material, con horas y horas de video en los cuales se observa a los delincuentes en acción, perpetrando toda clase de asaltos contra las personas y contra la propiedad.

Como suele suceder en estos casos, la cantidad de material disponible ha derivado en el surgimiento de situaciones de lo más diversa, con robos y episodios que hasta resultan graciosas por las características del hecho o por la torpeza manifiesta de los ladrones de ocasión. Este es el caso puntual del video que acompaña estas líneas, en el cual se advierte como las cámaras que estaban presentes en este local de venta de electrodomésticos consiguieron capturar el momento exacto en el que una mujer ingresa a la tienda con fines para nada benéficos. En efecto, la delincuente aprovechó un momento de distracción de los vendedores para intentar robarse un televisor de grandes dimensiones pero con una estrategia nunca antes vista, escondiendo el artefacto entre las piernas y por debajo de su vestido. Lo más increíble de todo este suceso no es que la mujer haya intentado semejante cosa, sino que efectivamente cumplió con su cometido, saliendo del comercio con el producto sin generar una mínima sospecha entre aquellos empleados que la vieron pasar y que no atinaron a actuar en consecuencia.

Anímate y déjanos un comentario

Tienes que Ingresar para escribir un comentario.